Tradiciones, enemigas a abatir

Empezaré por definir que es una tradición según la RAE, que de casi todas es conocido su machismo y para muestra un botón:

tradición

Si con el significado no os basta, os daré unas cuantas razones más para que, por lo menos, empecéis a dudar de la “honorabilidad”, “respetabilidad” y “prestigio” que suelen avalar la transmisión en el tiempo de estas enemigas a abatir por el feminismo.

Además de ser un obstáculo para el feminismo, ya que como es evidente, de una sociedad patriarcal, con educación patriarcal, solo puede esperarse unas tradiciones machistas y patriarcales, la mayoría de las tradiciones, como corresponde con la naturaleza humana son erróneas, al desarrollarse dentro del continuo proceso de aprendizaje y mejora que debe afectar a la especie.

La historia está plagada de tradiciones desechadas. Las hay cruentas, inhumanas, execrables, inútiles… o simplemente absurdas, aunque siempre beneficiosas o de algún modo agradables, placenteras o favorables para los intereses de sus defensores.

Pero todavía quedan muchas contra las que luchar, si bien es cierto que los ritos donde se ofrecían vidas humanas casi han desaparecido, aún hoy en día, se pueden dar casos de Sati, incineración de viudas, cuya vida carece de valor una vez muerto el esposo, en zonas rurales de la India, y son igualmente repugnantes tradiciones como la ablación, la muerte por lapidación u otros castigos, en su mayoría hacia las mujeres, estas entre las más salvajes que en este momento me vienen a la mente.

Que decir de la tradición de la virginidad , que todavía hoy  en algunas religiones y culturas decide el presente y futuro de niñas y mujeres.

La cosificación, sexualización, el lenguaje sexista, los prejuicios, el amor romántico, etc… en definitiva, el machismo cotidiano, está perpetuado en nuestra sociedad gracias a muchas tradiciones que se han resguardado en el paraguas de aquellos que viven en el pasado, y temen perder sus tradiciones machistas y con ellas sus “privilegios tradicionales”.

Con respecto a los animales no humanos, la crueldad de las tradiciones es patente, y así cada año Japón acaba con cientos de delfines, Canadá y Groenlandia hacen lo propio con focas y Dinamarca y Japón lo hacen con ballenas, todo ello en base a defendidas tradiciones.

El mismo motivo martiriza, tortura y asesina a decenas de variados animales cada año en España: se les tira desde campanarios, se les arranca la cabeza colgándose de su cuello, se les atraviesa con lanzas…

Como “tradicionalmente” venía sucediendo…

Seguramente alguna persona que me esté leyendo esté pensando que hay tradiciones que son buenas, puede ser, pero son la excepción que confirma la regla.

Necesitamos evolucionar, las tradiciones en su mayoría nos llevan a involucionar.

Escrito por: @MeigaLobis

 

Anuncios